¿Cumplimiento de Apocalipsis 6:6? EE.UU. espera Tormenta Solar que causará Caos

El entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, había dado la orden ejecutiva para que el país comenzara a prepararse para una posible catástrofe climática...

El entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, había dado la orden ejecutiva para que el país comenzara a prepararse para una posible catástrofe climática. A pesar de que no existen pruebas fehacientes de que se desatará una tormenta solar, a medida que pasa el tiempo se presenta como el cataclismo natural con mayor probabilidad de que ocurra entre todos los posibles.

Además de las consideraciones relativas a las vidas humanas que se perderían y a los cambios de hábito radicales que se producirían, una investigación de la Universidad de Cambridge, Inglaterra, se propuso calcular cuáles serían los daños económicos que sufriría Estados Unidos ante una trágica tormenta solar.

La radiación solar no es una preocupación para el planeta en sí, salvo para los astronautas que emprenden un viaje espacial. Pero si la gigantesca tormenta llegara, la gran mayoría de los satélites colapsaría y, luego, tendrían lugar grandes cortes de energía entre naciones o incluso continentes.

– Ad –

Producto de estos cortes de energía, muchos puestos de trabajo y dinero entrarían en riesgo. Las secuelas del suceso, de acuerdo con los especialistas, pueden ser apocalípticas: las líneas de comunicación fallarían, los gobiernos podrían dejar de funcionar y las consecuencias económicas resultantes repercutirían durante años. O tal vez, décadas.

El estudio se enfocó en los potenciales efectos en la economía en caso de que una tormenta solar severa arrasase con gran parte de la red eléctrica estadounidense. “Consideramos importante tener en cuenta cómo el clima espacial extremo puede afectar la producción nacional de Estados Unidos en diversos sectores económicos, incluyendo la manufactura, el gobierno y las finanzas, así como las posibles pérdidas económicas en otras naciones debido a los vínculos de la cadena de suministro”, contó Edward Oughton, coautor del estudio, en un comunicado.

“Nos sorprendió que no hubiera investigación transparente sobre estos costos directos e indirectos, dada la incertidumbre que rodea la vulnerabilidad de la infraestructura eléctrica a los incidentes solares”, añadió.

Los resultados del estudio, que fueron publicados en la revista Space Weather de la Unión Americana de Geofísica, sorprendieron a todos y encendieron las alarmas. De acuerdo con los resultados, en el peor escenario, en un apagón extremo donde el 66% de la población norteamericana se quedase sin energía tras una tormenta solar devastadora, la pérdida económica interna podría alcanzar los 41.5 billones de dólares por día. Además de otros 7 billones por la red de suministro.

– Ad –

Los investigadores estudiaros diferentes escenarios geográficos para los apagones causados ​​ante una eventual tormenta solar. Si solo afectasen a los estados del norte, que equivalen al 8% de la población estadounidense, la pérdida económica por día podría alcanzar los 6.2 billones de dólares, además de otros mil millones perdidos por la cadena de suministro internacional.

Una tormenta más severa que afectase al 23% de la población podría tener un costo diario de 16.5 billones de dólares, más 2.2 billones adicionales perdidos en el comercio. Otro escenario más trágico aún, que comprenda al 44% de los habitantes, tendría un costo diario de 37.7 billones de dólares, más otros 4.8 por conexiones internacionales.

Un dato fundamental del informe fue que los costos económicos directos incurridos desde dentro de una zona de apagón representabarían sólo una fracción del costo total. “En promedio, en este estudio, sólo el 49% de la pérdida económica total se produjo en el área afectada por la tormenta, con un 39% restante que se perdió indirectamente en los EE.UU. fuera de la zona de apagón”, informaron los encargados de llevar a cabo la investigación. Para completar, el 12% del impacto se sentiría en el plano internacional.

Fuente: Infobae

Compartir