Inicio Breaking ¿Señales del Fin en Israel? El Mar de Galilea Registra Olas Gigantescas

¿Señales del Fin en Israel? El Mar de Galilea Registra Olas Gigantescas

El nivel de agua del Lago Kinneret, más conocido como el Mar de Galilea – subió 6 centímetros hace apenas unos días, y en horas recientes estaba apenas 21 centímetros debajo de su “línea roja superior”, el nivel en que el lago se sobrepasa e inunda casas en las comunidades que viven en sus márgenes.

Después de un fin de semana de fuertes lluvias y de intenso flujo resultante de las corrientes que alimentan al Kinneret, el lagó antiguo que se encuentra 209,1 metros por debajo del nivel del mar.

Lago de agua dulce, el Mar de Galilea comenzó a transportar olas enormes de manera abrupta e inesperada. Este fenómeno no había sido visto hacía más de 30 años.

A través de las redes sociales, los usuarios compartieron videos en los cuales podía verse como las aguas del lago rompían sobre la costa haciendo ascender olas enormes sobre la orilla.

Tempestades

Los evangelios describen varias tempestades con enormes ondas en el Mar de Galilea, llegando a amedrentar a los discípulos de Jesús.

El Mar de Galilea es de gran importancia para el pueblo de Israel, pues es el lugar donde, de acuerdo con la Biblia, varios de los discípulos de Jesús pescaban. También fue el lugar donde Cristo calmó la tempestad y donde él caminó sobre las aguas.

A Bíblia descreve várias tempestades com ondas enormes no interior do Mar da Galileia. Um fenômeno mais frequente do que o fato de as ondas ultrapassarem os limites desse enorme lago.

La Biblia describe varias tempestades como olas enormes en el interior del Mar de Galilea. La más significativa dentro de las narraciones bíblicas es la tempestad mencionada en los Evangelios y fue causada por el viento del Oeste, antes de la salida del sol, y puede ser leída en Mt 8:23-27; Mc 4:35-41; Lc 8:22-25.

Otro caso relatado, también muy significativo, se produjo por vientos desde el Este y puede ser leídos en los siguientes versos: Mt 14:24-34; Mc 6:45-51; Ju 6:16-21.

Fuente: Guiame