La Ciencia prueba la Biblia: Arqueólogos afirman haber hallado las Minas del Rey Salomón

Por más de dos siglos, teólogos liberales usaron la falta de pruebas históricas de algunas partes de la Biblia para criticar la idea de su infalibilidad.

Por más de dos siglos, teólogos liberales usaron la falta de pruebas históricas de algunas partes de la Biblia para criticar la idea de su infalibilidad. Uno de sus argumentos más comunes es que no hay registros extra bíblicos de los reinados de David y Salomón.

Sin embargo, excavaciones arquológicas en Israel a lo largo de las últimas décadas cambiaron esa perspectiva. Descubrimientos recientes muestran que la extensión del reino de Salomón, el mayor territorio que Israel haya tenido en su historia, realmente llegó donde afirma el registro bíblico.

En la edición de febrero de 2017 del “Journal of Archaeological Science”, los arqueólogos Erez Ben-Yosef, Dafna Langgut y Lidar Sapir-Hen anuncian los descubrimientos realizados durante las excavaciones en la región más inóspita de Israel. Ellos descubrieron en Timna, al sur del país, más indicios de donde quedaban las legendarias “minas del rey Salomón”. Ellos profundizaron el trabajo que fue inicialmente divulgado en 2013.

– Ad –

En una de las regiones más áridas y desoladas del desierto del Negev, ellos encontraron ruinas de establos y depósitos de minería donde un día se encontraron los mayores campos de fundición del reino. La fecha de los artefactos recuperados comprueba que son del siglo X antes de Cristo, lo que coincide con los datos del reinado de Salomón.

500-mapa-da-mina

Este descubrimiento resuelve una gran controversia histórica. Hasta ahora no existá evidencia histórica abundante acerca de la extracción de minerales de cobre, las ruinas de Timna muestran la existencia de minas y fundiciones activas durante el reinado de Salomón. Por lo tanto, no es difícil concluir que el Valle de Timna realmente albergaba las minas mencionadas en la Biblia.

Dieta fuerte

Por causa de la extrema aridez de la región, materiales orgánicos terminaron quedando extraordinariamente preservados. Ben-Yosef, Langgut y Sapir-Hen fueron capaces de recuperar huesos de animales, semillas y pólen en pilas de estiercol de burro, abundante en el lugar. El análisis de ese estiercol reveló que los animales eran alimentados con pasas de uva en vez de paja.

El uso de pasas en la dieta muestra como esos burros eran bien cuidados, pues eran fundamentales en la extracción del cobre de las minas y el transporte de suplementos para el campamento. El análisis de los huesos de animales y de las semillas muestra que los operarios – provablemente esclavos – tenían una dieta rica, que les brindaba las condisiones para desempeñar un trabajo que exigía mucho de sus cuerpos.

– Ad –

Otro aspecto que llama la atención es la disposición del estiercol, almacenado en la parte interna de las estructuras fortificadas. Es indica que fue usado como combustible para el calentamiento inicial de los hornos de fundición. Los tres arqueólogos descubrieron artefactos que también demuestran que en el lugar había más de un tipo de metalurgia.

Además de fundir los minerales de cobre, también refinaban y preparaban lingotes. Las minas de Timna no eran las únicas pertenecientes a Salomón, pero pueden haber sido las más grandes.

Presencia militar

La estructura de la puerta principal y de los muros evidencian que el lugar estaba bien cuidado. Eso muestra que en los tiempos de Salomón tenían allí una fuerte presencia militar. El valor del cobre era muy alto en la época, por ser usado para fabricar herramientas y armas, vitales para las ciudades antiguas. Esa idea de riqueza generó, siglos más tarde, la leyenda que las minas de Salomón eran de oro y diamantes. Esa idea se popularizó por causa del romance de ficción “Las Minas del Rey Salomón”, de Rider Haggard, publicado en 1885. Era cobre, sin embargo, lo que realmente se extraía de allí.

La Biblia dedica 21 capítulos a la historia del reinado de Salomón, destacando su extención, riqueza, poder y organización. Muchos estudiosos cuestionaban si no fueron exagerados los relatos para agradar al rey. Sin embargo, surge ahora la comprobación de que había presencia militar judía en el extremo sur del desierto del Negev, históricamente perteneciente al reino de Edom.

Fuente: Gospel Prime

- Ad -

Compartir

Comentarios

comentarios